Ubicación

Volver a lucir una sonrisa fresca, hablar sin importar a quién o comer con total
tranquilidad, podrá convertirse nuevamente en algo de todos los días.
Un implante puede ser la solución a su problema aportando una base sólida,
ya que sustituye a la raiz, integrándose al hueso y convirtiéndose en un anclaje
seguro para el diente sustituto.